APELLÁNIZ LÓPEZ, Jesús
(Vitoria-Gasteiz, 1897 -  Vitoria-Gasteiz, 1969)
Pintura. Vitoria-Gasteiz, Orio (Gipuzkoa), Zarautz (Gipuzkoa)


Jesús López Apellániz nace el 21 de septiembre de 1897 en Vitoria. Conocido como Jesús
Apellániz, pasa los primeros años de su infancia en Ollerías (Álava).
Cursa los estudios elementales en el colegio de San José de la capital alavesa y, siendo muy
niño, comienza a mostrar un especial interés por la pintura a pesar de la oposición de su
padre.
Con doce años realiza su primera exposición en una tienda de la calle Dato de Vitoria.
Entre 1911 y 1913 compagina la asistencia a las clases de dibujo en la Escuela de Artes y
Oficios, siendo su profesor Ignacio Díaz de Olano, con el trabajo en el taller de decoración de
su hermano, dedicándose especialmente a la escenografía. Con 16 años participa en la
decoración del Teatro Victoria Eugenia de San Sebastián.
Después de recibir la Medalla de Plata en la exposición de 1914 organizada por el Orfeón
Gallego de Lugo, decide ampliar su preparación en Madrid, donde permanece cuatro años
formándose en la Academia de Bellas Artes de San Fernando y en los museos.
En 1918 viaja a París por primera vez, regresa tras realizar el servicio militar en 1919, y
trabaja como pintor-decorador de residencias nobiliarias y palacios en los alrededores de
París.
La mayor parte de las producciones interpretan los antiguos modelos, inspirados en la
naturaleza. Fuera de su intensa actividad laboral realiza retratos y pinta paisajes de París
que presentará en 1923 en la que será su segunda exposición individual en esta ciudad.
En 1924 acepta una oferta laboral para trabajar como delineante en una constructora de
material ferroviario en San Sebastián y, en 1925, es nombrado Inspector de Trabajo y Jefe de
Talleres en 1929.
Jesús Apellániz continua con su costumbre de pintar antes y después de la jornada laboral, a
primera hora de la mañana y al atardecer, también se dedica a la decoración y al diseño de
mobiliario, siguiendo el espíritu Art Nouveau que había conocido en París. En este campo va
adquiriendo cierto prestigio lo que le facilitará numerosos encargos.
En 1930 presenta su dimisión en los talleres y acepta la propuesta de la empresa de mobiliario
más importante de Gipuzkoa, Arín-Embil en Orio (Gipuzkoa), como diseñador de muebles. Sus
modelos franceses, diseños estilizados, estilos Luis XV, Luis XVI o Napoleón III, le
facilitarán ganarse el aprecio de sus patrones.
Jesús Apellániz sigue pintando y participando en numerosas exposiciones que, en su mayoría,
serán elogiadas por la crítica. En 1935, a raíz de su participación en el XV Salón de Otoño de
Madrid, es propuesto y posteriormente admitido como miembro de la Asociación de Pintores y
Escultores de Madrid. Decide abandonar el trabajo en la empresa Arín-Embil y dedicar, en
exclusiva, su vida a la pintura. A partir de ahora sus recursos serán los aportados mediante la
venta de cuadros.
El lugar elegido para esta nueva etapa será Zarautz (Gipuzkoa) que, al igual que Orio, le
ofrece un marco excelente para ejercitar su actividad. La actual situación le exige más
dedicación en su trabajo haciéndolo compatible con las exposiciones que se incrementarán a
partir de ahora.
Pinta los paisajes de las localidades que visita y a las que regularmente volverá, Zaragoza,
Madrid, Bilbao, etc. Inaugura en Zarautz las Galerías de Arte Apellániz. El desembolso inicial
fue importante, pero el negocio tuvo buena aceptación y su vida se volvió  más desahogada.
En 1948 se traslada a Vitoria, donde pinta el paisaje que más amaba, el alavés. Le encargan
seis grandes lienzos para la Iglesia de San Miguel de Vitoria, encargo que finaliza en 1956,
junto a la decoración de la techumbre. En 1954, abre al público las Galerías de Arte Apellániz
de Vitoria, mientras continúa con las de Zarautz durante la temporada estival. A partir de este
momento reduce su intensa actividad profesional y dedica más tiempo a la familia. La
arterioesclerosis que padecía desde 1966 le provoca una trombosis cerebral. Muere Jesús
Apellániz el 23 de marzo de 1969.